Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crosseyra a la vista(?)
Mar Abr 26, 2016 9:18 pm por Paula Kiryuu

» Soy Nueva: Aqui presento la ficha de mi personaje :3
Lun Ago 17, 2015 5:20 am por Zerochii

» Duda~~~
Vie Jul 31, 2015 2:14 am por Christian Nigthly

» Soy nuevac:
Miér Jul 16, 2014 9:30 am por Valentinadensin

» Después de una larga, muy larga ausencia...
Mar Jul 08, 2014 12:10 pm por Crosseyra Rey

» Petición de Habitaciones
Vie Jun 27, 2014 8:21 am por Yukimaru

» Rey Crosseyra
Dom Jun 22, 2014 7:35 am por Yukimaru

» Normas del Foro - IMPORTANTE LEER
Vie Jun 20, 2014 8:47 am por Crosseyra Rey

» Se busca
Vie Jun 13, 2014 9:26 pm por Christian Nigthly

» Animal Paradise Foro Rol
Jue Mayo 15, 2014 5:44 pm por Sena Mizuchi

¿Alguna duda?, ¿Necesitas ayuda?. Contacta con algún admin o mod dando click a su imagen.
Amaranth Dragón Ball Z
Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.
...
Agradecimientos por texturas e imágenes a:
Zerochan
Deviantart

{#} Mitsuko Uwakame. [ACEPTADA]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{#} Mitsuko Uwakame. [ACEPTADA]

Mensaje por Mitsuko Uwakame el Dom Ago 19, 2012 11:14 pm


~Mitsuko Uwakame~
“Puede que mañana me quiera ir.
Y puede también que mañana sea la vida
y que mañana, no exista mañana.”

Nombre:
Uwakame, Mitsuko.

Edad: 16 años, pero aparenta 16/17.

Sexo: Femenino.

Raza: Cazador.

Clase: Clase de Sol.

Orientación sexual: Heterosexual.

Descripción física:

Ojos: Aparentemente, deberían haber sido heredados de sus padres; pero lo cierto, es que la morena extrañamente no comparte este rasgo de su genética con ellos, ni siquiera con sus abuelos o su hermana, se sospecha, que provienen de alguno de sus antepasados, después de todo, la genética siempre queda en lo más profundo, y sale a relucir cuando lo desea con el paso de los años y de las generaciones. Los ojos de la morena son azules como el cielo en los costados, y de un profundo color turquesa en el centro, llenándolos de un brillo intenso y enmarcados por sus pobladas y negras pestañas, estos resultan tan atractivos a la mirada como un par de piedras preciosas. A pesar de su mirada siempre fría y a veces hasta filosa, resultan tener un encandilamiento increíble, pues parecen querer demostrar que hay algo más tras sus murallas. En ocasiones, esos ojos son el espejo del alma de Mitsuko, y son capaces de demostrar emociones tales como ; Ira, dolor, cariño, desconfianza. Por supuesto, es algo que Mitsuko no soporta, y que ha ido intentando retirar de sí misma con el paso del tiempo, pues no le gusta que los demás sepan que es lo que siente, ya que son sus emociones, su vida, y a nadie más le incumbe.

Nariz: No necesariamente grande, pero tampoco extremadamente pequeña. Ni plana, ni angulosa. Siguiendo el orden de cabeza hasta los pies, sería turno de describir su rectilínea nariz, pequeña y prácticamente perfecta. Si se ve desde arriba, da la impresión de formar un pequeño diamante. A pesar de ello, Mitsuko nunca le ha dado importancia extrema a su nariz, no la ama, pero tampoco la odia, simplemente; a su forma de verla, es una nariz totalmente normal. Muchas chicas se acomplejan por ella, pero, este realmente no es el caso.

Labios: Catalogados por ser más finos y delgados que gruesos; pero su inocente forma no quita que en su interior resguardan una lengua bastante afilada. Los labios de la morena son pálidos, aunque no extremadamente; color durazno para ser exactos. A pesar de ello, Mitsuko no usa pintalabios, no le gustan, jamás le agradaron; ella no usaría jamás algo con lo que no se siente cómoda.

Cabello: Es de un tono negro oscuro, con reflejos azules que pueden provocar que parezca artificial; más no lo es en absoluto. Cabe destacar, que Mitsuko jamás se cambiaría su cabello de color, ante todo, pues es un rasgo realmente característico de ella. Usa un flequillo ladeado que le cubre el ojo izquierdo por completo. Su cabello está delimitado por capas en toda su longitud; la cual es, detalladamente, muy larga, llegándole hasta incluso un poco más abajo de las rodillas. Este es frondoso y abundante, lacio y difícilmente moldeable en ocasiones. A veces, bien sea porque practica algún tipo de deporte, o simplemente porque le apetece; suele amarrarlo en una coleta alta, más, durante la mayor parte del tiempo, acostumbra llevarlo suelto.

Complexión Física: Su estructura es alta, y al mismo tiempo, podría considerarse mediana, midiendo su metro sesenta y cinco centímetros,con sus bien distrubuidos 47.1 kg. Su abdomen es visiblemente plano, debido probablemente a su estructura ya delgada, y a sus dotes en los deportes de cualquier tipo. No posee un pecho enorme, sino más bien, bastante pequeño, pero que resulta indudablemente atractivo para algunos. Su piel es de un muy delicioso color crema pálido muy claro, suave como la seda y usualmente fría como su dueña. Es de complexión considerablemente delgada, más aún haciendo énfasis en que ella come lo que quiere, y no engorda en absoluto. Mitsuko no posee unas curvas muy marcadas, pero esto no es algo que la preocupe demasiado. Sus piernas, son largas y bien formadas, atributo exquisito de esta chica.


Descripción psicológica: Su apariencia es la indiferencia, una persona cualquiera le juzga de seria, fuerte, misteriosa y fría; & al mismo tiempo un aspecto tan delicado y frágil que dieran ganas de tratarle como la muñeca de porcelana que parece ser. La primera premisa es totalmente cierta, es una chica de firmes decisiones y convicciones claras, lo cual da por entendido su fuerte caracter. Si se le busca, definitivamente se le encuentra, y no de muy buena manera. Mas no es una mujer de rabietas, berrinches o gritos, no en público; ¿qué mejor arma que la indiferencia, el desinterés? El sarcasmo es buen complemento también; vive la ironía, porque su lengua cuando quiere puede ser viperina. Brutalmente honesta, más nunca brutamente honesta.

La fuerza de sus decisiones, sobre todo si el orgullo tiene que ver, es capaz de mover montañas y derrumbarlo todo a su paso. Ella siempre va a tener la razón, su razón, y es la única que importa, ¿no? Ella sabe lo que quiere, aún sin saberlo, no te metas con ello, ¿sí? gracias (:

Sus ideales y sus propios sueños, son los únicos luceros en el cielo que le pueden indicar por donde seguir. Y si éstos rompen las normas, si es llamada rebelde, ¿qué? Nada de ello los va a cambiar. Pero a pesar de todo, la segunda premisa no está del todo equivocada: no sería humana a falta de un corazón. Un corazón, sí, lastimado, acorazado y de difícil acceso, pero que bien, vale la pena el intento. ¿Y cómo no? Criarse prácticamente sola requiere de decisión, ver morir a tus seres queridos necesita de enteresa... fueran las circunstancias, los golpes duros, las noches de insomnio y llanto, la amargura de ser la que sobrevivió; todo ello en conjunto, fue la que en lo que es hoy, la convirtió. Simplemente, ella no es elegida por sus amigos, ella ELIGE sus amigos; así está la cosa, no hay más ciencia. ¿Y qué pasa con ellos? ¡Oh! Son inmensamente afortunados. Gozan libremente de una Mitsuko totalmente diferente. Una Mitsuko protectora, amable a sus posibilidades, cariñosa en su forma de dar cariño e infinitamente fiel.

Aunque cabe aclarar que, esta Mitsuko, dado que existe, tiene voluntad propia y a veces sale de la coraza de porcelana que ha impuesto la primera Mitsuko; pues sí, ella también tiene sus fallas, sus momentos de tentación, de arranques, aunque sean contados, los hay. ¿Y qué es de una amistad sin diversión? Sí, la fría, calculadora, seria y misteriosa Mitsuko, también sabe reír y divertirse. ¿Y qué mejor persona que alguien de su confianza? ¡Ah!, cabe destacar que ganarte ésta es aún más difícil que ganarte su amistad pues, ambas son cosas muy diferentes.

Ahora, la lectura de esta redacción es sobretodo importante para tener advertencias y alguno que otro consejo, ¿o no es por éso que has venido a leer esto?

Nunca intentes pasar por encima de ella. Jamás lo permitirá, y créeme, no querrás verla cuando la victoria sea de ella y sean sus blancos pies los que bailen en tu espalda mayugada. Su debilidad es algo que, si en algún momento pudiese darse a notar, JAMÁS debes recalcarlo. Creo que con lo anterior ya hemos dejado claro lo que es ella, ¿de verdad te atreverías a intentar burlarte de ella? Hazte un favor y si ella falla, ignóralo, es por tu seguridad ;). Es una chica rebelde, o la sigues o la ignoras. No la contradigas, no ganas nada, pierdes todo. ¿Amor? ¡Oh, vamos! Es preciosa, sí, muchísimo, pero abstente de llegar de conquistador. Su orgullo tiene proporciones aun desconocidas por la ciencia, no quieras hacerla ver como la princesa a la cual rescatar, o mucho menos la bella que con sólo tu sonrisa se va a enamorar. Es más, si de ti se enamora, ni si quiera lo va a aceptar, te recomendaría no intentar, tener paciencia, no presionar. Sé inteligente, o nunca te va a si quiera mirar.

Secundaria: Media.

Curso: 2do Curso.

Historia: ¿Alguna vez te has encontrado con una de esas historias que comienzan tristes pero terminan con ese maravilloso final feliz? Bien, pues, esta no es así, esta historia narra la vida de una joven que se ve obligada a pasar por una serie de azares desafortunados y que, intenta luchar y fortalecerse con el fin de vengar a su familia.


~Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar.~
" No elegimos nuestro camino dependiendo de los pecados que llevamos;
sino que debemos llevar nuestros pecados en el camino que elegimos."

Aquella no resultaba ser una noche que encadenara acontecimientos inesperados, la nieve comenzó a caer junto a destelleantes y plateados rayos de luz, provocados por el sol, que parecía querer luchar por salir de aquella inevitable tortura a la que las nubes lo habían expuesto. Un muchacho alto y fornido, de cabello negro cual carbón, caminaba firme por las calles de la ciudad. Algunas personas se apartaban temerosas al verle, otras, se limitaban a ignorarlo. Sus ojos no mostraban expresión alguna, y figuraban exactamente del mismo color que su cabello. Se digiría, precisamente, hacia una reunión que tendría lugar en aquella ciudad, dominada por los cazadores de vampiros. El muchacho no se detuvo en ningún momento, hasta que llegó a aquella institución de la cual, podría haber sido perfectamente lider; pero rechazó aquella oferta hacía ya unos años, después de todo ése no era su sueño, lo que él en realidad quería era proteger a su familia y vivir en paz sin a la asociación dejar.
Ser el líder le quitaría los privilegios y libertades que a él tanto le gustaban. Últimamente, las cosas no habían ido demasiado bien, y sus opiniones no coincidían en absoluto con las de los demás del consejo; algo que a Shizuke lo irritaba de sobremanera. Últimamente, las cosas no habían ido demasiado bien, y sus opiniones no coincidían en absoluto con las de los demás del consejo; algo que a Shizuke lo irritaba de sobremanera.

En los últimos días su comportamiento había sufrido varios cambios, todos lo decían, decían que no era el mismo cazador que dejó su nombre gravado en las bocas de las personas por cada lugar que había pisado. Y esta situación le trajo varios problemas, había ciertas voces al mando que, al significar menos que él en la asociación, eran ignoradas y rechazadas por su sola opinión, Shizuke cargaba problemas que ni él mismo sospechaba pues, la corrupción es musa de las obras más maquiavélicas y discretas que el mundo puede conocer. Pobres ingenuos, no sabían lo que estaban diciendo. Nunca juzgues a las personas por sus apariencias, pues pueden ser más inteligentes de lo que cualquier cerebro
normal y común se atrevería a imaginar. Una voz lo llamó, a sus espaldas.

- Shizuke – por supuesto que sabía quién era; su mano derecha, su otra mitad. No hizo más que girar su cuerpo despacio hasta que encontró aquella mirada desafiante, y con el toque de dulzura único que ella poseía. Siempre lo llamaba por su nombre, desde que se habían conocido hace ya varios años. Y todo como todo en la vida cambia, su vida también cambio cuando la conoció. Pero, sólo a ella se lo mostró, y nadie llegó a saber jamás como podría haber sido de otra manera; porque las cosas ya nunca serían de otra manera.

Alzó una ceja vacilante al mismo tiempo que la miraba con una curvilínea media sonrisa; la chica respondió a su mirada como sólo ella sabía hacerlo. Se habría puesto a su lado, sin vacilar, como siempre habían hecho, pero esta vez no podía ser así y no les hacía falta decir nada más; una mirada era suficiente para que ambos se entendieran. El moreno continuó con su camino mientras la muchacha avanzó en dirección contraria. Cuando él la miró de reojo una última vez, ésta ya se encontraba abrazándo y alzando en brazos a una niña de aproximadamente 6 años, que lo miraba agitando ambas manos a modo de despedida hacia su padre. Shizuke le sonrió a la pequeña, y dejó a su mujer y a su hija para encaminarse hacia aquella reunión en la que debía resolver varios asuntos que tenía pendientes. Aquel día sería el momento en el que todo dió comienzo. Shizuke, al dar su negativa definitiva a una propuesta de un cazador que le tenía entre ojos, marcaría la setencia de la historia de su familia.


~Lo que no te destruye; te hace fuerte.~
“Alguien me dijo una vez que las coincidencias no existían, que tan sólo llegaba lo inevitable, pero como aún era una niña,
nunca entendí la realidad de aquellas palabras, hasta aquel día; el día en el que mi vida cambio, en el que me arrebataron
lo que más quería y donde comenzaría mi venganza.”

Aquella familia de cazadores abandonó la asociación, y prácticamente se esfumaron sin dejar rastro. Shizuke y Akari querían alejarse lo máximo posible de la asociación de cazadores, y criar a sus hijos en paz. Sí, el término resultaba siendo plural, ya que Akari, volvía a estar embarazada nuevamente. La familia se estableció en un pequeño pueblo alejado del mundo, donde podrían vivir en paz. Ambos padres no querían que sus hijas sufrieran el destino de ser cazadoras por el simple hecho de que habían nacido en aquella familia; sin embargo, el destino de Kizuna ya había sido marcado desde su nacimiento, al igual que el de su hermana pequeña. Kizuna siempre había sido extremadamente inteligente, lista, calculadora, y una excelente hija aún apenas con sus 6 años de edad, demostrándo unas cualidades impresionantes para una futura cazadora. Por ello, not tuvieron más remedio que dejar que Kizuna continuara siéndo lo que le habían enseñado a ser, pero; no querían que su otra pequeña se viera obligada a seguir aquel destino fatal.

Después de unos cuantos meses luego de su llegada al pueblo, el momento que tanto esperaban sucedió; el nacimiento de la pequeña Mitsuko. Akari y Shizuke estaba orgullosos, y más felices que nunca; al igual que lo habían estado cuando su primera hija nació. Kizuna, por su parte, miraba a su hermana enternecida y con un brillo en los ojos que jamás había tenido, más sonriente que nunca, y más feliz que nunca. Lo que impresionó y dejó atónitos a los tres, fue cuando la pequeña morena abrió los ojos; estos eran de un azul cielo profundo, bañados con un resplandeiente brillo turquesa que ellos jamás había poseído. Shizuke y Akari suponían que podría ser por parte de algún otro familiar, y comentaron que la genética siempre daba sorpresas apareciendo cuando menos te lo esperabas. A partir de entonces, la familia vivió feliz durante unos años, los problemas parecían haberse ido por completo, Shizuke y Akari trabajaban por separado, Mitsuko comenzó a ir a la escuela, y Kizuna tenía sus entrenamientos diarios.

Sin embargo, las cosas comenzaron a cambiar poco a poco, y algo dentro de Kizuna cambió. Nacieron sus celos hacia su hermana, ya que, cuando Mitsuko comenzó su entrenamiento a la misma edad que ella (Kizuna era 6 años mayor que Mitsuko) había un gran talento escondido en ella, y sus padres, sin duda, lo notaron. Comenzaron a centrarse en el entrenamiento de Mitsuko, al ser Kizuna más mayor, no tenían que preocuparse tanto por ella, ya que era lo suficientemente fuerte y talentosa como para valerse por sí misma sin problemas. Pero la falta de atención poco a poco fue enfureciéndola, y Kizuna comenzó a apartarse cada vez más de su familia; incluso, comenzó a no asistir tan a menudo a clases. Mientras, al mismo tiempo que ella entrenaba sola – sin darse cuenta debido a los celos, que ella tenía tanto talento como mitsuko – Mitsuko era instruída como cazadora por sus padres, pero sin saberlo; aunque la entrenaban para que supiera pelear, no querían que viviera esa vida. Kizuna conoció a un vampiro, y sólo por venganza, por el simple hecho de que era un vampiro y que ello enfurecería a sus padres, comenzó a salir con él. El comienzo de su relación con aquel vampiro fue breve, sin amor, sin sentimientos, sólo por la satisfacción de estar haciendo algo que sabía que estaba mal; y ello la hacía disfrutar. Kizuna casi no hablaba con Mitsuko, y a Mitsuko no le gustaba su hermana: la vehía tan.. tan fría, tan distante, tan oscura, tan... mala. La distancia entre ambas hermanas no hizo más que ampliarse más y más con los años, al igual que el distanciamiento entre la muchacha y sus padres.

Pese a todo; aquel vampiro la amaba de verdad, no le importaba que Kizuna fuera cazadora, ni que en un principio lo usara, pese a todo, él la quería. Y, con el tiempo, Kizuna se fue enamorándo de él, él la comprendía, la quería, la mimaba, sólo con él se sentía verdaderamente protegida y feliz. Era adicta a aquel vampiro de una forma indescriptible, al igual que él se había vuelto completamente adicto con ella. No se separaban, siempre estaban juntos. Kizuna cambió a su familia por él, a pesar de su corta edad, era extremadamente inteligente y su mentalidad la de una adulta, sin lugar a dudas. Los problemas comenzaron a avecinarse cuando un familiar, más concretamente, el tío del novio vampiro de Kizuna, un sangre pura, se enteró de la relación de este con la muchacha. Aquel sangre pura estaba ligado por varios asuntos a “cierto cazador” que tubo hacía unos años a Shizuke entre los ojos, y le contó la valiosa información acerca de este y su familia; lo único que desconocían ambos, era la existencia de Mitsuko. Pronto, ellos comenzaron a juntarse más a menudo, un sangre pura corrupto y elitista que estaba en contra de que su sobrino fuera novio de una cazadora, con un cazador guiado por la envidia, los celos y un plan que sentenciaría a la familia de Shizuke.

Unos meses después, el destino quiso que el novio de Kizuna muriera en una cacería. Nadie pudo evitarlo, fue lejos del pueblo, pero Kizuna se enteró por medio de los rumores de algunos vampiros que vivían alejados de la ciudad, donde ella solía encontrarse con él. La morena cayó en una fuerte depresión de la que no se veía capaz de salir, le habían arrebatado a la única persona que la había hecho sentir viva; no mala, no alguien cruel ni de quién debieran decepcionarse debido a su carácter. El sangre pura y el cazador, conocedores de la noticia, y responsables de la muerte del muchacho, no dejaron escapar aquella oportunidad y su plan dió comienzo; la guerra estalló, mientras Mitsuko era totalmente inconsciente de lo que sucedía a su alrededor.

Kizuna, destruída psicológicamente, es capturada por el sangre pura y el cazador de regreso al colegio, y la llevan a su propia casa; sabiendo que Shizuke y Akari notarían su presencia e irían en su busca. No estaban equivocados, y no tuvieron que esperar demasiado, pues la primera en llegar fue su madre. Akari llegó a su casa, portando las armas de cazadora y su traje característico antes de dejar la asociación, sin embargo, se quedó paralizada al ver que el puro tenía entre sus brazos a Kizuna, haciendo el ademán de asfixiarla. No podía hacer nada, pues si lo hacía, Kizuna moriría. El sangre pura y el cazador comenzaron a reír ante la desesperación de Akari, que no sabía que hacer. Sin embargo, todos notaron una presencia más fuerte acercándose, y el puro al darse cuenta de la llegada de Shizuke, sabía que debía matar a Kizuna de una manera u otra, de lo contrario cuando él llegara en unos instantes tendrían a toda la familia contra ellos. Sin apenas hacer ningún esfuerzo, el vampiro atravesó a Kizuna con su brazo, abriéndole un agujero en el pecho que la mató casi al instante; justo en el momento que Shizuke rompió la puerta con un terrible estruendo. Shizuke observó a su hija en el suelo, muerta, sin vida, y un odio que pocas veces había sentido se apodero de él; su movimiento fue tan rápido que el cazador no lo vió venir en medio de las risas y las burlas, y Shizuke y el se enzarzaron en una batalla que duraría aproximadamente una hora.

~Las palabras se las lleva el viento, los recuerdos, el movimiento...~
“Puede que mañana me quiera ir.
Y puede también que mañana sea la vida
y que mañana, no exista mañana.”

El puro, bajo la impresión de Akari, pareció acorbardarse desde la llegada de Shizuke; y Akari, destrozada al ver a su hija muerta, tanto que ni le salían las palabras, descuidadamente aprovecho la oportunidad , sabiendo que su marido podría sin duda ,naturalmente, con aquel cazador. Akari no fue consciente de que aquel comportamiento que resultaba tan normal en una madre, y tan poco común en ella, que siempre había mantenido la cabeza fría en todo tipo de asuntos y situaciones; se convertiría en su mayor error. El sangre pura que había permanecido en estado de shock, cuando notó el movimiento de Akari, no dudó ni un segundo en abalanzarse sobre ella por la espalda y atravesarla con su mano en el pecho, justo en el lado del corazón, al igual que había hecho con su hija. Akari gritó, y luego cayó al suelo bajo la mirada destrozada de su marido, que pronunció su nombre en un gritó furioso y ahogado. Sin embargo, ese instante de descuído de Shizuke, se convertiría en el segundo error. El moreno se abalanzó contra el puro, lanzándose con toda su furia contra él; en ese momento, el cazador no desaprovechó la oportunidad, y, aunque shizuke atravesó el corazón del sangre pura, que se hizo pedazos, el cazador atravesó el de Shizuke, cobardemente, por la espalda.

En aquellos momentos, Mitsuko, ajena a todo lo que estaba sucediendo en su hogar, regresaba de la escuela y de su entrenamiento en el bosque. La noche ya comenzaba a asomarse, y el atardecer estaba a punto de finalizar, sin embargo, era un atardecer más anaranjado que de costumbre, parecía incluso que el cielo se transformaba en un rojo carmín intenso, algo que Mitsu no había visto nunca. Comenzó a ir más rápido, y cuando tomó un camino más estrecho, un hombre pasó por su lado, esta se giró al notar que él reía, lo cual llamó su atención; él la miró, siguió riendo y continuó su camino. Mitsuko alzó una ceja sin comprender nada, y decidió continuar su camino; una sonrisa afloraba en su rostro, pues, había logrado perfeccionar unos movimientos de espada que le había mandado su padre, y sus notas en la escuela habían subido. Sus ganas de contárselo todo a sus padres aumentaban conforme el camino se iba haciendo más corto hacia su casa. Cuando se aproximó, notó desde lejos que la puerta de la entrada estaba abierta; lo cual, no era normal, pues sus padres o su hermana siempre se encargaban de cerrarla. Lo que más le sorprendía, era que incluso el bosque de alrededor estaba sumido en el silencio, Mitsuko avanzó hacia su casa los últimos pasos que le restaban. Dejó en el recibidor su mochila, depositándola en el suelo, y se dirió hacia el salón de la amplia casa. - ¡Ya estoy en casa! - pronunció la pequeña morena de ojos turquesa.

Cuando abrió la puerta entreabierta y algo rota del salón; el corazón de Mitsuko se partió en mi pedazos. Sus padres estaban en el suelo; muertos. Su hermana, sí, aquella hermana con la que tanto discutía, peleaba, que casi llegó a odiar; muerta. La sangre estaba esparcida por doquier, y el salón se encontraba prácticamente destrozado. Mitsuko susurró el nombre de sus padres y de su hermana, y cayó al suelo de rodillas , en estado de shock. No habría palabras suficientes para describir las sensaciones que sentía la morena e aquellos momentos: tristeza, dolor, soledad, incomprensión, rabia, ira. Las lágrimas afloraron de sus ojos cristalinos con tanta fuerza que parecía que las pupilas se romperían, y no tardó en comenzar a llorar desesperadamente. Lloraba, lloraba y no dejaba de llorar. No entendía nada, todo estaba bien ¿No? Ellos la habían visto aquella mañana: ¡había estado con ellos! ¡Sonriendo! ¿Por qué no la saludaban? ¿Por qué no abrían los ojos? ¿Por qué? Mitsuko comenzó a gritar; gritos sin sentido, gritos vacíos de una niña vacía que acababa de presenciar un momento que sentenciaría su vida, para siempre. Miles de recuerdos e imágenes surcaron su mente mientras lloraba sin cesar; recuerdos de sus padres, sus momentos con ellos, sus peleas con su hermana, días tristes, días divertidos, alegrías y tristezas, pero había algo que todos compartían; estaban los cuatro juntos. Ahora... ya no estarían juntos nunca. Estaba sola, ella sola. Dolía tanto, dolía tanto no comprender nada... ¿Cómo podía ser posible, que unas personas que jamás le habían hecho daño a nadie, que siempre la habían amado y protegido, desaparecieran tan rápido como un juguete que hechan a la basura? Era una escena desgarradora, parecía como si sintiera todo su interior desgarrarse, porque no era cuestión de ser una niña, o una persona mayor, sino que simplemente era una escena indescriptible; se los llevaban de su lado, y nunca más los volvería a ver. Deseó con todas sus fuerzas que fuera una mentira, deseó escuchar palabras de aliento de su madre mientras la abrazaba; siempre ahí para ella. “ Tranquila, pequeña, mamá no se ha ido, siempre estará aquí para tí” l trató de contener el latente color que le destrozaba el pecho, pero resultaba imposible. Elevó el rostro y con toda la fuerza de voluntad que le quedó se levantó del suelo; parecía que estaban dormidos, plácidamente. Pero... Pero no lo estaban, nunca más volverían a abrir los ojos. Nunca más la guiarían. Cada grito, cada gemido de dolor, cada lágrima incontenida le impedía hablar, sabía que tenía que decirles adiós, pero no le salían las palabras.

Lloró hasta que prácticamente casi se desgarró la garganta; Mitsuko se puso de pie con las fuerzas que le quedaban, luchando por no caer de nuevo. Se alejó de allí corriendo, no agarró ninguna de sus cosas, simplemente sólo se limitó a correr, a huír, a escapar. El hecho de que nadie la siguiera la hizo comprender que estaba sóla, más sola y vacía que nunca.


~ Un nuevo amanecer trae consigo una venganza.~
" Todas las personas son victimas de su propia confusion, por eso en este mundo no puede habitar un alma totalmente pura, luchamos para mantener la excelencia, pero al darnos cuenta llegamos a nuestros limites, y dejamos entrar la desesperación y soledad en nuestro corazon, por eso todos ansiamos ser salvados."

Mitsuko permaneció toda la noche corriendo por el bosque, dañándose el cuerpo con las ramas de los arboles y caídas incesantes, pues el equilibrio perdía constantemente; pero no le importaba, pues en su mente sólo pasaban las mismas imágenes una y otra vez. Finalmente, después de un día y medio sin dormir, corriendo, y sin comer, terminó por desmayarse y quedar inconsciente. La encontró un muchacho de cabello plateado, y cuando Mitsuko abrió los ojos, se encontró en una hoguera con el nombre sentado en el tronco de un arbol, justo delante de ella. Mitsuko quiso huír, pero él le aseguró que no le haría nada. La pequeña se negó a comer; estaba en estado de shock. El chico le explicó, que él había sido en su tiempo amigo de su padre, que fueron amigos cuando él perteneció a la asociación de cazadores y por supuesto, había muchas cosas que debería explicarle. Pero, le aseguró que lel resto debería contárselo con el tiempo, si ella se decidía a ir con él. Mitsuko dudó, pero terminó accediendo. Él le prometío de que todo estaría bien, que debía ser fuerte, por su padre y su madre, y que él se había encargado de sus tumbas. Arashi se la llevó con él, viajó con ella por el mundo y le explicó las cosas que debía saber a medida que pasaba el tiempo, ella, por su parte, comenzó a confiar en él poco a poco. Fuera del alcance de los conocimientos de Mitsuko, Arashi la escondió de la asociación – pues se imaginaba el por qué su mejor amigo no había desvelado jamás el hecho de tener otra hija – pero la ayudó a continuar sus entrenamientos. Cuando la chica de ojos turquesa se enteró del hecho de que sus padres pertenecieron a la asociación de cazadores, y también, que existían los vampiros; definitivamente no lo pudo creer, y volvió a quedarse en estado de shock, intentándo juntar todos los cables que había en sus recuerdos. También, el chico le contó que seguramente aquel que había asesinado a sus padres lo hizo con la ayuda de algún vampiro y que su padre se había encargado de este último.

No tardó demasiado tiempo en comprender el hecho de que el hombre que figuraba pasando por su lado riéndo en sus recuerdos el día que ella volvía a casa, era el asesino de sus padres. Durante años, Mitsuko se fue fortaleciendo día a día, pues le pidió a Arashi que la entrenara y la conviirtiera en una cazadora, enseñándole todas las artes que necesitara aprender. Mientras que, a escondidas de este último, y a veces con ayuda de él, investigaba acerca del cazador que le tendió la trampa a sus padres, su paradero y sobretodo quien era, ya que aunque conocía su rostro – algo borroso, por momentos – no conocía su identidad, sólo que era un cazador corrupto y que había dejado la asociación, estaba desaparecido. La personalidad de la morena se fue endureciendo con el paso de los años, volviéndose cada vez más independiente, y demostrándo que ella no necesitaba a nadie para sobrevivir; podía sola, siempre sola. No le hacía falta nadie más, a pesar de guardar una especie de cariño por el hombre que la había ayudado todos aquellos años. En uno de sus tantos viajes, conoció a una muchacha que sería la que se convertiría en su mejor amiga. Finalmente, cuando ella tenía 15 años, el que había sido su tutor fue asesinado por unos vampiros, y Mitsuko volvió a quedarse de nuevo sola; le dolió, Arashi había sido muy importante para ella, pero ya no le quedaban lágrimas que derramar.

Estuvo un año completo viajando sola por donde quería, preguntándo y adivinando más cosas sobre ese hombre. Después de mucho tiempo, consiguió encontrar pistas que podrían conducirla hasta él. Ingresó en la Academia Cross sin muchas dificultades, haciéndose pasar por una humana normal, y al mismo tiempo como una cazadora normal. No confiaba en la asociación de cazadores, pero si quería encontrar a aquel hombre, tendría que cooperar varias veces con ellos. Llevaría a cabo su venganza, y este era sólo el comienzo.

{ҳ̸Ҳ̸ҳ} Çøntinuará~...


Arma: Su arma característica y fundamental es una katana. Su nombre es “ Hikari No Tsurugi ; Espada de la Luz.” No se sabe mucho acerca de ella, pero siempre le perteneció a Mitsuko, desde que era una niña, una vez, su padre le dijo que la espada parecía que la había estado esperando. En apariencia, es una katana/espada normal, cuya empuñadura es negra, con dibujos azules en forma de rombo a lo largo de esta última, extendiendose hasta el final del mango. El filo de la espada es de color blanco y gris puro, aunque en ocasiones resplandece dando la impresión de que la hoja se vuelve de un color azul. La funda de la katana es de un negro intenso. Para las demás personas puede parecer un tanto pesada a pesar de su apariencia, larga y ligera, sin embargo, para Mitsuko resulta de lo más ligera y fácil de manejar; permitiéndole asestar rápidas estocadas y golpes. Posee la habilidad de ser capaz de cortar incluso rocas, cuando se ve obligada a cortar objetos de gran tamaño, o de matar a enemigos complicados, la espada emite un profundo resplandor de luz azul y se ve rodeada por unos rayos azules. La espada solo acepto a Mitsuko como su dueña, pues con las demás personas no funciona de esta manera, tan sólo lo hace con su verdadero portador.


Otros datos y peculiaridades:

Le encanta el agua, y nadar es uno de sus mayores pasatiempos; aunque, si generalizamos, si fuera por ella podría pasarse en la piscina todo el día, sumergida. Esto último la ayuda a pensar y a relajarse.
Lleva un cuchillo en la parte superior del muslo, oculto por la falda, como modo de protección por si sucede cualquier incidente desafortundo.
Por otra parte, le gusta dibujar, sin duda, este es otro de sus pasatiempos favoritos con los que más logra relajarse. Cabe destacar que; tiene un talento innato para este campo.
Desde que era pequeña se hizo adicta a la lectura; sí, realmente no le importaría encerrarse durante un día completo en su cuarto sólo para leer un buen libro. Aunque claro, es bastante estricta en ese aspecto, definitivamente, no cualquier libro se gana su respeto.
La relación que mantenía con su hermana antes de la muerte de esta última había sido muy complicada, pues a Mitsuko no le gustaba que su hermana tuviera una personalidad tan oscura.
Su objetivo en la vida es destruír al cazador que asesinó a toda su familia. No hay sitio para nada más que eso en la cabeza de la morena.
Es una manipuladora innata, a pesar de que normalmente no le hace falta. Pero gracias a todos esos años sola, apendió como manipular a las demás personas a su antojo cuando sea necesario.
Domina a la perfección el Japonés, su idioma natal, por supuesto. Sin embargo, a lo largo de su vida, ha estudiado diversos idiomas, tratando de obtener los máximos conocimientos posibles. Actualmente, tiene la capacidad de hablar Inglés fluído.
Tiene verdadero pánico a las arañas, si aparece y ve una, no es capaz de reaccionar, llegando incluso a quedarse petrificada. Es aconsejable que cuando se dé el caso no se encuentre sola.
Por último pero no por ello menos importante; Debido a que su concentración de genes de cazador son más altas que las de la mayoría, su longevidad será mucho más larga y el resultado será que envejecerá lentamente, tal y como le sucede a Kaien Cross.



Nombre del anime/manga/videojuego: Kannazuki No Miko.

Nombre del personaje original: Himemiya Chikane.

"Durante la noche, todos los vampiros son pardos"
Copyright © 2012

_________________

~Mitsuko Uwakame~
“Puede que mañana me quiera ir. Y puede también que mañana
sea la vida y que mañana, no exista mañana.”

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
"No elegimos nuestro camino dependiendo de los pecados que llevamos;
sino que debemos llevar nuestros pecados en el camino que elegimos."



avatar
Mitsuko Uwakame
Cazador
Cazador

Cantidad de envíos : 89
Fecha de inscripción : 15/07/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: {#} Mitsuko Uwakame. [ACEPTADA]

Mensaje por Yukimaru el Dom Ago 19, 2012 11:32 pm

...

...

... Aceptada.

_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

"Cada vez que alguien rompe una regla, un cachorrito muere."
avatar
Yukimaru
Sangre pura
Sangre pura

Cantidad de envíos : 317
Edad : 29
Fecha de inscripción : 06/02/2012

http://vampire-knight.top-forum.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.